Libertad para nuestra compañera Elis

  • 2020-09-25

Ciudad Universitaria a 24 de septiembre 2020


A la comunidad universitaria. Al pueblo de México.



Nosotros, los compañeros del Colectivo Ciencia y Sociedad como miembros de la comunidad universitaria, rechazamos que nuestra compañera Tania Elis Hernández Velázquez permanezca recluida en el Centro de Prevención y Readaptación Social de Almoloya de Juárez. Tania, de 24 años, es estudiante de Sociología en la Facultad de Estudios Superiores y la reconocemos como compañera nuestra por ser nosotros alumnos y egresados de la Máxima Casa de Estudios.
Expresamos nuestra consternación ante los hechos acaecidos el pasado 5 de abril, cuando unos hombres armados irrumpieron en el cubículo donde el colectivo “Argüenderas y Revoltosas” realizaban sus actividades comunitarias. Este hecho nos recuerda al famoso “bazucazo” de 1968 cuando el Ejército destruyó el portón de la Escuela Nacional Preparatoria 1; de nueva cuenta las autoridades ejercen la violencia contra un movimiento estudiantil.
La lucha de los frentes feministas en la Universidad Nacional Autónoma de México forma parte un movimiento estudiantil, se yergue contra la violencia sexual que durante años han cometido numerosos compañeros y maestros. Ante la impunidad las autoridades universitarias, los grupos feministas que se han conformado dentro de su alumnado constituyen un movimiento estudiantil fuerte que busca ser respaldado por la sociedad mexicana.
Más allá del conceso sobre si tomar las instalaciones son las medidas adecuadas, nosotros lo entendemos como una forma de protesta legítima frente a la inactividad de las autoridades universitarias. Irrumpir en las instalaciones durante la noche y amedrentar a colectivo no soluciona el conflicto, lo extiende. Lejos de entablar un diálogo, esta medida enardece al ya herido pueblo mexicano. No se trató de una solución, se trató de un acto de violencia injustificada.
Molesta saber que de tantos crímenes impunes dentro del cuerpo universitario, pocos han tenido justicia e indigna más conocer que nuestra compañera se encuentre un penal de máxima seguridad, un lugar en el que deberían de estar tantos infractores protegidos por sus lazos y conexiones interpersonales. En cambio, nuestra compañera se encuentra sola mientras está recluida lejos de su familia y amistades. Ella debe volver pronto, sin daños en su persona.
Se ha dado a conocer que las autoridades piden cuatro millones por la reparación de los daños a las instalaciones universitarias, una cantidad que ni la compañera ni su familia
podrían reunir. Consideramos esto un abuso y pedimos que se recapacite al respecto. Se trata de una suma irrisoria, injusta y simplemente es un pretexto para no dejarla salir. Tania debe volver a casa pronto.
Reiteramos nuestro apoyo a la compañera Tania Elis Hernández Velázquez, estudiante de Sociología en la Facultad de Estudios Superiores. Solicitamos el retiro de cargos a quienes les han impuesto. Pedimos a las autoridades universitarias que se establezca un diálogo consciente con los movimientos estudiantiles, que cese la violencia dentro de los planteles de nuestra Universidad y también pedimos un alto a la continua criminalización de los integrantes de colectivos. Ellos son estudiantes y nosotros también. Sumado a lo anterior señalamos a las autoridades universitarias y a las autoridades federales como responsables de los daños, físico, psicológico y de otra índole que pudiera presentar al final de este proceso la compañera.

La Universidad Somos Todos
Presos Políticos Libertad
Colectivo Ciencia y Sociedad.